»
Guardar punto de lectura actual
Recuperar punto de lectura guardado
¡Punto de lectura guardado!

Más que frituras

Andalucía posee una gama de productos de una variedad, una personalidad y una calidad inmensas. Sus productos, sus platos, sus sabores te convierten en promotor de su cocina y su gente donde vayas.

Jóvenes poetas andaluces plantaron en el cementerio de Collioure un arrayán del palacio de Dueñas de Sevilla en homenaje a Antonio Machado al cumplirse el 70 aniversario de su muerte. Paco Ibáñez interpretó versos de “Proverbios y cantares” y la voz de ocho poetas andaluces recordó a los asistentes que la poesía, lejos de morir, se difunde por el aire. Rafael Alberti, Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Luis Cernuda, Gustavo Adolfo Bécquer, Fernando Quiñones: una tierra con tantos poetas no podía menos que dotar a su cultura de una cocina poética.

Cuando deseo tomar aire, yo me voy a Andalucía. Allí, algo en apariencia tan sencillo como una fritura de calamares crujientes, simplemente rebozados de harina de trigo o de almorta, se convierte en un arte. Eso es comida rápida de la buena, y no esas porquerías hipercalóricas rebosantes de azúcares y proteína barata que se anuncian en televisión con el aval de un 1791.10xbtc.tk

ClouDNS.net: Free DNS hosting

1791.10xbtc.tk

This domain is registered for one of our customers.

If this is your domain name, please visit this page to see how to register it as DNS zone into your account.

Note: If you already have registered the DNS zone for your domain name, please wait for DNS propagation. Your web site will be displayed soon. It may take few minutes.

" onclick="javascript:_gaq.push(['_trackEvent','outbound-article','http://www.verema.com']);" target="_blank">premio de la Federación Española de Hostelería.

Andalucía posee una gama de productos de una variedad, una personalidad y una calidad inmensas, como unas gambas blancas de Huelva, unos langostinos de Sanlúcar o el delicioso jamón de pata negra de Jabugo. La urta a la roteña me parece uno de los mejores guisos de pescado del mundo, con el que se puede seducir al más exigente de los amantes de la cocina marinera. Y luego están los grandes vinos de Jerez o la manzanilla de Sanlúcar, sutiles protagonistas de la cocina y el tapeo.

Yo frío con aceite andaluz, aliño con aceite catalán y para cocinar los mezclo en función de las preparaciones, a veces con manteca de cerdo, como hacía mi madre para asar el pollo. Denme atún de almadraba, asado de cerdo ibérico, cordero a la miel y pichones con aceitunas. Denme unas buenas aceitunas, boquerones y mojama, la elegancia de un ajoblanco, el frescor de un gazpacho, el carácter del salmorejo, una tortilla Sacromonte, un guiso de rabo de toro, pestiños, mantecados, yemas, perfumes de azafrán, azahar, miel y ajonjolí: sabores de cocinas locales y de la gran cocina universal. Todos esos productos, todos esos platos, todos esos sabores y otros muchos (unas sardinas al espeto en Málaga, unos carabineros en Sevilla, un pescadito frito en el barrio de Triana) te convierten en promotor de su cocina y su gente donde vayas. En Andalucía se aprende que la realidad supera el tópico.