»
Guardar punto de lectura actual
Recuperar punto de lectura guardado
¡Punto de lectura guardado!

Bajar a la arena

Lamento mucho no disponer de tiempo suficiente para dialogar con los comentaristas. Pero, a mi juicio, el objetivo primordial de este blog se cumple con el debate que generan algunos de los posts que cuelgo cada semana

Me pedía el 2 de mayo uno de los habituales de este blog, Cuchillero, que bajara a la arena para hablar con los interesados por mis ideas, o me quedaría predicando en el desierto.  Lamento mucho no disponer de tiempo suficiente para dialogar con los comentaristas, aunque pueden tener la certeza de que leo y valoro todas sus opiniones. Lo he dicho ya más de una vez, pero vuelvo a disculparme.

De todos modos, a mi juicio, el objetivo primordial de este blog se cumple con el debate que generan algunos de los posts que cuelgo cada semana. Así, por citar un ejemplo, mi Carta a Heston Blumenthal acumuló casi un centenar de comentarios, muchos de ellos no precisamente elogiosos o conformes con el contenido de mi escrito. Y precisamente por eso creo que no es bueno que intervenga con frecuencia o algo más que esporádicamente: no pretendo sentar cátedra con mis opiniones, sino lanzarlas al viento como semillas de un debate que aspiro a que germine y fructifique.

Todo el mundo escribe con algún propósito. En mi caso, para dar voz a mis opiniones, filias y fobias, tengo desde hace casi diez años una página doble en el Magazine que acompaña cada domingo a 25 diarios de toda España, empezando por La Vanguardia. Pero, más allá de alguna carta al director, que no siempre aparece publicada, apenas cabe la posibilidad de debatir en público — " onclick="javascript:_gaq.push(['_trackEvent','outbound-article','http://www.eitb.com']);" target="_blank">a diferencia de otros medios— las ideas que planteo. De ahí la necesidad de un blog, como foro de discusión, no como circo ni coso taurino: no se trata de bajar a la arena, porque sobre la arena ni se siembra, ni se escribe ni se construye nada duradero. En cambio, sobre el diálogo, entre lectores y comentaristas, a partir de mi aportación, espero que sí.